Los Asesinos – La Secta Ismaelita de Alamut


El fácil y actual paralelismo, entre la “secta de los asesinos” del siglo XII con las huestes de Al Qaeda y “El Viejo de la Montaña” con Bin Laden apoyado en el expandido y erróneo tópico de los hashashin: comedores de Hachís; conforma una mitología altamente evocadora y fantasiosa que sirve a claros fines de desinformación.

Tópicos y otras manipulaciones interesadas

Los antecedentes de esas tesis fantasistas, reposan en los relatos de un fabulador histórico: Marco Polo. Es bien sabido que este curioso comerciante-viajero de imaginación desbordante aderezaba los relatos de sus viajes con detalles exóticos destinados a despertar curiosidad en sus interlocutores y posibles socios o clientes.

De él procede el bulo de que los adeptos de la secta, que vivían en el castillo de Alamut, eran jóvenes campesinos reclutados por los emisarios del Viejo de la Montaña, entre las familias de los alrededores, para servir a sus fines terroristas. El Viejo mediante engaño, según el relato de Marco Polo, vencía las voluntades de sus adeptos dándoles a beber y mezclado hachís en sus manjares, tras lo cual les arengaba diciéndoles, que él, señor poderoso entre los dioses, les llevaría a conocer el paraíso. Una vez dormidos merced a la droga… estos jóvenes eran llevados a un valle existente entre los límites de la fortaleza donde crecían los mejores frutales y flores, corrían fuentes de agua clara, pájaros exóticos, animales dóciles y maravillosos y estaba poblado por las más hermosas de las mujeres. Todo puesto a su alcance para uso y disfrute, sin límites.

Al recobrar la conciencia ante tales visiones, creían firmemente estar en el paraíso. El Viejo les dejaba disfrutar de esa vida placentera hasta que tuviera necesidad de sus servicios, para cualquier atentado contra la vida de algún jerarca que se le hubiera ocurrido. Entonces por el procedimiento inverso, después de introducir en sus comidas el mismo tipo de narcótico; eran traídos a su presencia y con gran pesadumbre los incautos arrancados del “paraíso” de aquel modo abrupto, estaban dispuestos cumplir cualquier misión, por difícil que fuera, con tal de regresar allí… Tras lo cual, con la promesa de retornar al vergel primigenio, de modo indefinido, el Viejo les encargaba la tarea para la que habían sido escogidos. Motivados por tal recompensa, según Marco Polo, estos suicidas ponían un empeño feroz en conseguir el logro de su misión.

La posible verdad histórica

El origen de la palabra “asesino” fue desentrañado por el arabista Silvestre de Sacy en 1809 después de cotejar las fuentes de numerosos manuscritos árabes y documentos de la época de las cruzadas “…demostró concluyentemente que la palabra provenía del termino árabe: “hashish” y propuso que las distintas variantes deAssassini o Assissini que figuraban en las fuentes de las cruzadas estaban basadas en las variantes árabes de Hashishi y Hashshash (cuyos plurales coloquiales sonhashishiyyín y hashshashin)”. (p.32) Bernard Lewis. Este erudito arabista en su libro “Los Asesinos”… una secta islámica radical” da cuenta de las extrapolaciones relacionadas con el vocablo y las tesis fantasistas sobre el uso de cáñamo como engaño para someter a los adeptos del Viejo de la Montaña, difundidas esencialmente por el orientalista austriaco Josef von Hammer en su panfleto History of he Assassins 1818. Como bien recoge Bernard Lewis:

“… esas historias también pudieron haber servido para proporcionar una explicación racional para una actitud que, de otro modo, resultaba totalmente incomprensible.” (P.33)

Los chiítas

El mayor cisma dentro del Islam es el que protagonizaron los chiítas contra la ortodoxia islámica representada por los suniíes

Los chiítas estaban a su vez divididos en diferentes grupos o sectas, que se disputaban la legitimidad sucesoria y por lo tanto la representación del poder “divino” que a menudo en las sociedades islámicas iba aparejado con el poder político. Uno de los grupos más importante eran los Ismaelitas, aquellos que consideraban a Ismaeldescendiente directo del profeta tanto por parte de madre como por parte de padre.

Después de incesantes luchas intestinas que diezmaron en diferentes sectas enfrentadas, la corriente chiíta del Islam, la invasión de los turcos selyúcidas en el siglo XI propiciada por las crecientes debilidades del mundo islámico, volvió a instaurar la ortodoxia en las corrientes del pensamiento religioso. El chiísmo, floreciente durante muchos años, se convirtió entonces en una doctrina minoritaria, larvada por continuos enfrentamientos internos, apenas tolerada y a menudo perseguida.

El Viejo de la Montaña

Se sitúa el nacimiento de Hasan-i Sabbah hacía mitad del XI siglo; persona sensible, con una curiosidad precoz por todo tipo de conocimientos, decide a la edad de 17 años dedicarse al estudio de la religión. En un primer momento es seguidor, como sus padres, de la corriente duodecímana dentro del chiísmo, pero en sucesivas etapas y al contacto con otros estudiosos entre los que se encuentra Amira Zarrab, que será su mentor, acabara adhiriendo a las tesis fatimitas.

De todas las creencias islámicas-Chiítas, esta es la que más se acerca a una concepción materialista de Dios, que en la época en que se formula no puede sino, ser a través de una cognoscibilidad esotérica.

“Para los ismaelitas Dios sólo puede intuirse a través de la Razón Universal, que es la que hace posible la Ciencia, de ellas surge el Alma Universal, de la que emana la vida, la Materia Universal, el Espacio y el Tiempo. Al final de los tiempos Alma, Materia y Razón se reunirán en uno solo y entrarán en el seno de Dios.”

Uno de los acontecimientos más importantes en la construcción teológica de la secta fue el llevado a cabo el 17 de Ramadan del año 559 (el 8 de agosto de 1164) cuando uno de los sucesores de Hasan-i SabbahHasan ibn Mohammad ibn Bozorg’Ummîd, proclamó La Resurrección “lo que implicaba era nada más ni nada menos que el advenimiento de un puro Islam espiritual, liberado de todo espíritu legalista, de toda servidumbre a la Ley: una vía personal hacia la Resurrección que es nacimiento espiritual, en la medida en que hace descubrir y vivir el sentido espiritual de las revelaciones proféticas” (Historia de la filosofía islámica) Henry Corbin

Hasan-i Sabbah, dedicará todos sus esfuerzos en consolidar y acrecentar, la presencia fatimita a través de sus numerosos viajes por Mesopotámia, Siria, Egipto, Irán… etc. Al cabo de numerosas peripecias y enfrentamientos con las autoridades religiosas y políticas, decide establecerse en el extremo norte de Persia, más precisamente en las tierras altas: Daylam, cuyos habitantes gozaban de una reputación de belicosa independencia. Esos territorios de predominancia chiíta eran los receptores indicados para unas ideas tan radicales como las fatimitas.

Después de un largo trabajo de misionero y de captación de adeptos, en aquella región, buscó el lugar idóneo para una base inaccesible a sus múltiples enemigos, desde donde predicar sus ideas y dirigir la guerra contra los invasores selyúcidas.

Alamut

Alamut (Aluh Amat) una fortaleza en lo alto (1800m.) de un risco, en medio de las montañas, situado en la sierra de Elburz, cerca del mar Caspio, dominando un valle de tierras fértiles, cerrado, rodeado de acantilados cuyo unico acceso es por un serpenteante y pedregoso sendero en lo alto de precipicios que ciñen el río que pasa pordebajo.Hasan urdió una treta que le permitió apoderarse de la fortaleza de Alamut sin derramamiento de sangre, después de expulsar al antiguo dueño. Desde ese momento, hasta su muerte 35 años más tarde, nunca dejará la fortaleza. Una vez instalado, empezó una tarea de proselitismo y conquista de otros castillos que le permitiera consolidar el control del territorio.

Los discípulos (fida’is) de la secta eran instruidos en los preceptos esotéricos que conformaban el credo ismaelita, revisado por Hasan-i Sabbah, del mismo modo recibían un entrenamiento en las diferentes artes del combate cuerpo a cuerpo el uso de tretas y técnicas de disfraz. Igual que los Templarios con quienes estuvieron en buenas relaciones, se dividían en diferentes grados de iniciación desde los novicios hasta el gran maestre. Sus principales enemigos eran los emires y visires selyúcidas y los que en su nombre mantenían la administración y difundían las tesis suniíes.

El asesinato selectivo

El uso del asesinato selectivo como arma política no fue una invención de los asesinos, va aparejado a la autoridad política desde que esta existe. La eliminación del que detenta el poder, es el método más rápido y antiguo para un cambio radical de ese mismo poder. Como precedente de grupo que usara este tipo de argumento de manera significativa, están los zelotes, llamados “hombres del puñal”. Una vez designada su victima, estos tenían la particularidad de emitir el voto de ayuno: hasta haber conseguido su propósito, es decir, que no comerían o beberían hasta que hubieran matado a su objetivo.

La primera victima de los discípulos de Alamut fue Nizam Al-Mulk, gran visir del sultán selyúcida Malîk shah. Fue autor de El Libro del Gobierno y du rante treinta años el ministro principal de dos gobernantes sucesivos de las tribus seljucs. En el siglo XI estableció en térmi nos generales quiénes eran los enemigos del Estado y, de la misma manera, señaló los caminos que un monarca, que por supuesto sólo podía ser un déspota absoluto, pudiera atar y perder, nombrar y remover por su propia voluntad. Fue un “Maquiavelo” persa. Puede descargar unas páginas aquí.

A consecuencia de disturbios provocados por grupos ismaelitas, el sultán envió dos expediciones para la conquista de Alamut y la pacificación del Kûhistan que fracasaron ambas. El viernes doceavo día del mes de Ramadan de 485 (16 octubre 1092) un sufi golpeó con un puñal, al gran visir Nizam al-Mulk Tusi, cuando este volvía desde la sala de audiencias a sus aposentos privados. El homicida era uno de los fida’is enviado por El Viejo de la Montaña. Ese fue el primer asesinato político cometido por los ismaelitas de Alamut.

Los asesinos solían usar el puñal, tomaban su tiempo para familiarizarse con las costumbres de su victima y a menudo, se hacían emplear a su servicio. Ese tipo de plan podía tomar meses, pero resultaba infalible. No siempre el fin era matar al objetivo, a veces se trataba de dar un mensaje contundente al designado. Una anécdota: Después de sobornar a uno de los eunucos de un sultán que se mostraba reacio a las tesis ismaelitas, le fue entregada una daga al eunuco con ordenes precisas de clavarla en la cabecera de la cama de su señor, cuando este durmiera. Al despertar, el sultán fue presa de una viva inquietud ignorando por completo quién había podido clavar allí aquel puñal… pero sospechando sin ningún tipo de dudas por ordenes de quién había sido. Huelga decir que después de ese episodio buscó la paz con aquel grupo de creyentes.

Sin embargo muchos otros no tuvieron esa suerte y perecieron a manos de los adeptos de la secta de AlamutSaladino fue uno de los pocos que sufrió dos atentados por parte de enviados de la secta y que escapó milagrosamente de la muerte. Una de sus victimas más importantes fue Conrado de Monferrato rey de Jerusalén, este fue asesinado por dos adeptos de la secta de Alamut, después de hacerse pasar por religiosos cristianos y ganarse su confianza. Una vez más, usando una de sus armas favoritas, lo apuñalaron hasta acabar con su vida.

Epílogo

La secta tuvo varios sucesores desde la muerte de Hasan-i Sabbah en 1124 (fecha probable n.d.r.), hasta la toma de la fortaleza en 1256 por el ejercito Mongol deHülegü, nieto de Gengis Khan y hermano del entonces Gran Kahn. El último Jeque de AlamutRukn al-Din Khurshah, después de algún tiempo de resistencia a los Mongoles y siguiendo los consejos de Nasîroddîn Tûsi – astrónomo, filosofo, político…etc.- decide entregar la fortaleza y pactar con las nuevas fuerzas invasoras, la entrega de los restantes castillos que aún resistían. Durante un tiempo el Jeque Rukn al-Din Khurshah acompañará los ejércitos de Hülegü, pero cuando la conquista de todas las plazas fuertes fue completada, su papel se convirtió en insignificante… y fue asesinado con toda su familia y sequito, siguiendo ordenes del Gran Khan.

En la actualidad, los ismaelitas divididos en pequeñas comunidades pacificas repartidas por la India y Oriente Medio, han perdido la influencia que tuvieron en su día, una parte acepta el liderazgo del Agha Khan (*), que recibe periódicamente sus tributos y que son la base de la fortuna incalculable de este personaje “líder espiritual” de los Ismaelitas.

* El título de Agha Kahn fue atribuido al hijo de Shah Khalilullah – sheik, o jefe de la secta de los ismaelitas-, por el Sha de Persia en 1818.

3 comentarios

  1. lo que sucedió en epoca la de hassan sabah y los hoshashion se parece mucho a la historia de los chiee en la epoca de los Safavi ,en este sentido es que los dos en realidad fueron un motivo muy importante para dejar la influencia de los Árabes en esta epoca en Persia.

  2. Estos son a mi parecer los 5 misterios que rodean el tema de los Assassin y el Ismaelismo nizarí:

    1. El Misterio de…¿por qué no se sabe apenas nada de la doctrina religiosa que se practicó en Alamut y en los demás castillos de Persia?

    2. El Misterio de…¿por qué no se sabe apenas nada (y lo poco que se sabe es incoherente y contradictorio) del Ismaelismo actual?

    3. El Misterio de…¿por qué se insiste (de forma necia e indocumentada a mi parecer) en comparar a Hassan-ibn-Sabbah con personajes tan tétricos e infumables como Bin Laden?

    4. El Misterio de…¿por qué los intelectuales y escritores se siguen empeñando en creer y propagar la ridicula historia de Marco Polo sobre el Paraiso de Alamut, además de seguir afirmando que la palabra “assassin” proviene de la raiz “hashish”, y que por lo tanto los fida´í eran unos fumados de mucho cuidado?

    5. El Misterio de…¿por qué se empeñan los estudiosos en seguir diciendo que cuando Hulégu entró en la fortaleza de Alamut e incendió la Biblioteca, se perdieron la inmensa mayoría de los libros y archivos allí existentes, cuando hay un autor estrictamente contemporaneo de Hassan que lo niega y que dice en una de las obras que nos legó, que se salvaron más de 1.350 libros y más de 3.500 documentos y que buena parte de ellos fueron llevados años más tarde al castillo de Lamassar?

    Mucho misterio o quizás haya que decir demasiada poca verguenza y rigor por parte de los de siempre…

    En cuanto a José Burmester felicidades por el excelente articulo, que aunque no arroja nuevas luces sobre el tema, si al menos no le quita nada, aparte de ser riguroso y sintético a más no poder.

    • Estimado Carlos:
      Gracias por tu excelente y explicativo comentario.
      Coincido igual que tu referente a la mala comparación que se realiza con Bin Laden (punto 3).
      Me intención en este blog es brindar información en la mayoría de los casos. y restringir en lo posible alguna opinión sectaria, sino sobre esa base plantear discusión con los interesados en el tema.
      Gracias por tu aporte.
      Estamos a la orden
      José Burmester

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: